Jugar como medio de autoconocimiento.

Tener Sentido del Humor, no es reírse por todo ni a todas horas_eso puede ser estupidez_ sino aprender a percibir la vida desde una óptica más alegre y más feliz.
Lo importante no es lo que nos sucede, sino lo que pensamos de lo que nos sucede y eso sólo depende de nuestra forma de pensar y no del mundo exterior, ni de las circunstancias. Nadie decide por nosotros cuales van a ser nuestros pensamientos.
La risa no es lo contrario de la seriedad sino de la tristeza.Deberíamos aprender a utilizar la risa franca, es decir la risa del bienestar, esa risa que tienen los niños menores de siete años, mientras corretean o juegan, incluso solos.

Una risa que no necesita "victimas", ni grandes estímulos, pues se trata de reír porque sí, porque lo estoy pasando bien, y no necesito ningún chiste, ni película ni mucho menos la caída accidental de nadie para reírme.
Una de las principales herramientas que podemos utilizar para hallar nuestra risa interior es el juego.El juego constituye un formidable instrumento de autoconocimiento ya que, mientras uno esta inmerso en él no utiliza la mente analítica, y de este modo fluye de manera natural el verdadero yo de cada uno.
Normalmente cada uno nos comportamos en el juego de igual modo a como lo hacemos en el día a día de nuestra vida. Si nuestra personalidad es dominante, sumisa, temeros, mediante los juegos, ésta se pondrá de manifiesto.
Del mismo modo nuestra forma de reaccionar ante cada situación, los sentimientos que despierta cada juego, son comparables a los que tenemos ante situaciones cotidianas aunque muchas veces no somos conscientes de ello.

De aquí la gran importancia de "entregarse" a la diversión
con una mente libre, sin emitir juicios ni propios ni sobre los demás, como lo haría un niño pequeño, para facilitar que se exterioricen emociones, reacciones, inquietudes, bloqueos…que nos ayudaran a conocernos más y mejor.
Una vez finalizada la actividad, es el momento de analizar como nos hemos sentido, de que forma hemos "vivido" cada etapa del juego, cual ha sido la forma de relacionarnos con los demás compañeros, etc y buscar las situaciones de nuestra vida en que nos comportamos de forma análoga.

Incorporar el juego en nuestra cotidianidad nos enseña a ser más naturales
y expresivos, acrecienta nuestra creatividad y mejora absolutamente todas nuestras relaciones.
Hay multitud de actividades que hacemos de forma rutinaria que podríamos convertirlas en juego, eso es, realizarlas con alegría y entusiasmo, acompañarnos de la música, el baile, el movimiento,es cuestión de ser creativos!!
Utilizar juegos en nuestras reuniones de amigos, con nuestra familia, con nuestra pareja.Podemos fomentar el juego en nuestro hogar, disfrazándonos, pintándonos, inventando obras de teatro donde cada miembro tenga su papel, construir adornos para la casa, o realizar diferentes abalorios con cualquier material a mano , realizar "concursos": hinchar globos, pasarse objetos con diferentes partes del cuerpo.
Cada uno de nosotros puede hacer que su vida deje de ser aburrida y triste, es solo una cuestión de predisponerse para el buen humor elegir siempre pensamientos positivos, aún en épocas de dolor y desaliento. Vivir cada emoción "a fondo" sin máscaras, "cuando estoy triste estoy triste y no finjo que no pasa nada"; aprender a expresarnos con libertad, decir nuestra verdad con respeto pero siendo asertivos, "digo sí sólo cuando quiero decir si, no cuando es lo que otros esperan que diga"; demostrar nuestros afectos con nuestras palabras y con nuestro cuerpo, utilizar las caricias, el abrazo, la carantoña,"cuando amo, lo hago con todo mi ser"
Aprender a jugar y a reír es, en definitiva aprender a vivir de un modo más simple, sin pre-ocuparnos, es decir sin ocuparnos previamente de algo que todavía no ha llegado y que seguramente será totalmente distinto a como lo hemos imaginado.
La preocupación es una forma cruel de maltratarnos a nosotros mismos que además suele ser bastante inútil y nos resta fuerzas para cuando en realidad, debemos enfrentar el problema.

Todos conocemos el famoso dicho.
"Si tiene solución ¿Por qué te preocupas?, y si no la tiene ¿Por qué te preocupas? Autora: Mercè Rabanal Solana - Monitora de la Risa
Tlf.93 893 92 68// 636 69 67 01 www.enearisas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario